Solicitamos ayudas directas para los cerealistas por la sequía

Difunde en redes sociales:

Hoy, en la reunión mensual de las Organizaciones Profesionales Agrarias con la Consejería, solicitaremos ayudas directas para los cerealistas por la sequía.

Aunque las lluvias han sido bienvenidas en la última semana por toda la región (excepto cuando ha venido acompañada por granizo), en varias zonas de La Rioja han llegado demasiado tarde para salvar la campaña de cereal y otros cultivos anuales. Por este motivo, los representantes de la Unión que participarán hoy en la reunión mensual con la Consejería de Agricultura solicitarán ayudas directas y un complemento a la remuneración por siniestro de sequía del seguro agrario, como han hecho en los últimos años Comunidades vecinas.

La semana pasada consultamos con nuestra afiliación la situación de las fincas de cereal, afectadas por un inicio de primavera excesivamente seco. Esta encuesta ha dado como resultado que en varias zonas de La Rioja la sequía ha afectado gravemente al cultivo, en muchos casos ocasionando daños por encima del 80%. Así, la zona más cerealista de La Rioja, el triángulo entre los valles del valle Cárdenas y del Tuerto, Santo Domingo de la Calzada y los Obarenes, es este año precisamente donde más ha castigado la sequía. También zonas del valle del Iregua (Albelda, Alberite, Ribafrecha) y Rioja Baja (Grávalos y Arnedo) están perjudicadas por la falta de lluvias.

En las zonas indicadas es donde más observan los agricultores los perjuicios de la falta de agua, que ha sido paliada en los pocos lugares donde hay la posibilidad por riegos que aumentan los costes del cultivador. Unos costes que se estiman entre 1 000 y 1 200 euros la hectárea, y que no serán recuperados por la escasa cosecha.

Por todo esto, los representantes de la UAGR que participarán en la reunión mensual de la Consejería solicitarán ayudas directas y un complemento a la indemnización del seguro de sequía, como se ha hecho en Comunidades vecinas en campañas anteriores.

También reclamaremos seguir la evolución de los pastos, por si las recientes lluvias no fueran suficientes para recuperarlos tras meses de sequía. En caso de que hayan llegado también demasiado tarde, solicitarán a los responsables de la Consejería ayudas para los ganaderos afectados.